Debido al sol, las cremas solares, el sudor , la playa o el cloro de las piscinas podemos encontrarnos una piel apagada, asfixiada, engrasada o incluso sensibilizada.

  1. Debemos exfoliar la piel con geles exfoliantes y conseguiremos una piel más fina, sin sensación áspera que le permitirá  una mejor absorción de cremas hidratantes mitigando así la sequedad , la falta de tono y agua.
  2. Si lo que tenemos una piel sensibilizada, además debemos incorporar cremas o aceites específicos para pieles sensibles.
  3. Con motivo a los excesos que casi todos cometemos en vacaciones… salimos de esta etapa arrastrando algún kilito de más  y celulitis alojada en sitios no deseados… esto es un suma y sigue para nuestra piel.Podríamos empezar a combatir estos excesos con una dieta más sana y basada en alimentos saludable y diuréticos. Este tipo de dieta hace que nuestro cuerpo se regule y depure poco a poco.
  4. Para la celulitis no deseada podemos ayudar  con una crema anticelulítica en casa  y tratamientos de lipolisis en cabina. Estos tratamientos deben de ser personalizados y asesorados por un profesional.
  5. Si ya que hemos decidido empezar a cuidarnos, lo acompañamos con una actividad física, nuestra piel y sobre todo nuestra figura lo agradecerá.